TRASHUMANCIA: Argentina y Croacia, lo que nos une…tradición histórica compartida

Por: Moja Croacia – Junio 23, 2020

En tiempos difíciles no se nos ocurre una mejor práctica que buscar y encontrar aquello que, desde cualquier perspectiva, nos une más que aquello que nos separa. Hace poco más de un mes, recibimos un correo de Ricardo Kleine Samson desde la provincia de Neuquén en Argentina, quién nos habló de esta milenaria práctica llamada “Trashumancia”, un ejemplo de sostenibilidad y amabilidad ecológica que tanto Croacia como Argentina comparten en su haber histórico.

Huinganco – Provincia de Neuquén – Argentina

Nuestro amigo Ricardo Kleine es además un naturalista de corazón, amante de su tierra, promotor de sus tradiciones y costumbres, escritor narrativo, la voz que recoge el testimonio de los habitantes y trashumantes de su tierra, y debemos agregar, ¡un excelente fotógrafo!

 No les vamos a mentir, era la primera vez que escuchábamos el término “Trashumancia” y su significado en profundidad, pero después de entender mejor sus alcances, nos ha maravillado, no solo por su práctica en sí y lo antigua que es, sino por el impresionante acervo cultural que le sigue y los beneficios ecológicos que esta práctica representa.


El «Zurdo» Rosales

«Hoy, mientras iba al Tromen a fotear, me lo crucé al zurdo Rosales por La Primavera, que me contaba que estaba contento porque en unas horas más llegada a su “hogar” en El Alamito después de 5 días de trashumancia y tantos meses en la veranada y que lo estaba esperando, ansiosa, su gente».

Ricardo A. Kleine Samson
Huinganco, miércoles 17 de abril de 2019


Para todo el que, como nosotros, no esté familiarizado con el tema, la Trashumancia es un tipo de pastoreo que supone el movimiento estacional del ganado entre pastos naturales de verano e invierno para algunas latitudes del globo y para otras de primavera a otoño, como en el Mediterráneo y los Alpes. La idea, desde su perspectiva más simple, es que el ganado obtenga la mejor calidad de alimento posible directo de la tierra, en dependencia de la época del año y el clima, de allí el traslado del ganado en búsqueda de este alimento natural.

“… la trashumancia se practica allá donde hay ganado. O sea, prácticamente en todo el mundo. Es una práctica antiquísima, y se cree que su origen se encuentra en las migraciones naturales de muchas especies de herbívoros, que eran seguidas por los cazadores paleolíticos. Cuando se fueron produciendo las domesticaciones de renos, de bovinos o de ovinos salvajes, los primeros pastores realizaban las mismas migraciones buscando los mejores pastos estacionales. Se ha comprobado que muchas rutas trashumantes siguen antiguas rutas migratorias de esos herbívoros silvestres.”

Crónicas de Fauna

Así, por ejemplo, nos cuenta Ricardo que en Argentina “se trata de crianceros de chivos, ovejas, vacas y caballos que dos veces al año se trasladan con sus rebaños desde la estepa patagónica (en el invierno) a las altas cumbres de la montaña (en el verano). En algunos casos sus rebaños son de 300 animales y en otros llegan a los 1500. Dependiendo de los lugares, a veces tardan unos pocos días y otras llegan a trashumar casi un mes durmiendo a la intemperie”.

«La trashumancia en una de las tradicionales culturas que aún se mantiene intacta en este país (Argentina) y que tiene que ver con la tierra, con al agua, la nieve, la cordillera, los animales…los caballos y los burros, los asados y también, porque no, los amores…como el suyo, o el que lo espera al «zurdo» (Rosales) o el mío que también me espera…»

Ricardo Kleine Samson

De este modo en las regiones montañosas, implica el movimiento entre pastizales más altos en verano y valles más bajos en invierno, cientos o miles de animales son conducidos por grupos de pastores junto con sus perros y caballos a lo largo de rutas constantes entre dos regiones geográficas y climáticas, desde el amanecer hasta el anochecer y en muchos casos, las familias de los pastores también viajan con el ganado.

Sin embargo, más allá de la práctica, la Trashumancia es aún mucho más, es una actividad rodeada de tradiciones, cultura y costumbres compartidas alrededor de casi todo el mundo, que recoge su herencia y la traslada de generación en generación, unida a un profundo respeto en convivencia con la naturaleza, el ritmo y ciclos de la madre tierra.

LA TRASHUMANCIA EN EUROPA

La trashumancia europea es la más extensamente documentada probablemente por constituir una tradición milenaria que representó un papel protagónico en el desarrollo económico europeo, lo que seguro se traduce en años de investigación, pero aún más importante es el aporte cultural que otorga a los territorios que la practican.

Por ejemplo, en España donde la Trashumancia ha tejido un extenso sistema de comunicaciones de vías pecuarias que al inicio del siglo XXI todavía subsiste a lo largo de 125.000 kilómetros y más de 400.000 hectáreas (entre cañadas, cordeles, veredas y coladas) fue nombrada “Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial” por su ministerio de Educación, Cultura y Deporte en el año 2017 y posteriormente para el año 2019 se inscribe a la Trashumancia en la lista representativa del “Patrimonio Cultural Inmaterial para la Humanidad” por Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En Europa la Trashumancia se concentra en las cadenas de los sistemas montañosos como Escandinavia, los Alpes, los Cárpatos, los Balcanes y las montañas de la cuenca mediterránea.

De aquí que Croacia sea contado entre los países que practican la trashumancia desde hace miles de años. En Argentina hablamos de una cultura que viaja en el pasado por casi 500 años y al igual que en Europa, la Trashumancia nos deja un mensaje claro así como un aprendizaje lleno de humildad cuando sumamos los valores que no podemos cuantificar en dinero o valor económico per se.

Los beneficios ecológicos de la Trashumancia exceden en cantidad a los valores meramente monetarios permitiendo la protección de la biodiversidad nativa en cada paraje y el mantenimiento de las razas autóctonas. Las vías y caminos pecuarios trashumantes actúan como corredores ecológicos propiciando la dispersión de semillas y de abono natural procedente del ganado trashumante. La prevención de incendios forestales mediante el control natural de la vegetación combustible debido a su consumo por parte del ganado. Y en términos de valor económico, los caminos trashumantes ofrecen vías marcadas de mapas particularmente interesantes para promover el turismo.

«Es afirmación unánime entre los pastores trashumantes, que allá donde transitan sus rebaños no se produce incendio alguno».

Crónicas de Fauna

El mantenimiento de la cultura trashumante ofrece los frutos de un producto de alto valor y gran calidad como las carnes y quesos trashumantes, el apoyo y sustento a las poblaciones en el mundo rural, que preservan el acervo cultural de centenares de años, permitiendo que no se pierdan irremediablemente en la historia, junto con el invaluable conocimiento que esto supone.


Nos llevamos una especial lección, particularmente cuando hablamos de la Trashumancia y su valor humano y cultural, que desde un punto de vista antropológico, posee un valor incalculable. «Si la Trashumancia desapareciera ahora mismo de la faz de la tierra, no podríamos reponer tal pérdida con ninguna multimillonaria suma en inversión monetaria, porque sencillamente no tiene precio».

Alrededor de la trashumancia, se han influenciado y modelado a través de miles de años, las artes como la pintura y la poesía, la artesanía, la gastronomía, el turismo, la infraestructura y las costumbres rurales, la música, los rituales y festividades estacionales que marcan el inicio y el final de la trashumancia estacional, el conocimiento de la madre tierra relatado de generación en generación, en fin, todo lo que contribuye en fomentar el patrimonio cultural de cualquier región del mundo.

La trashumancia da forma a las relaciones entre personas, animales y ecosistemas en cada rincón del mundo donde se practique. Implica rituales compartidos y prácticas sociales a través del cuidado y cría de animales, el manejo responsable de la tierra, bosques y recursos hídricos, y la comprensión de los peligros y desafíos que amenazan a la naturaleza.

“Los pastores trashumantes tienen un profundo conocimiento del medio ambiente, el equilibrio ecológico y el cambio climático, ya que este es uno de los métodos de ganadería más sostenibles y eficientes”. Urge a estas alturas rescatar el acervo cultural de esta práctica que año con año ve su influencia mermada ante las prácticas intensivas para satisfacer las grandes demandas del mundo moderno y global.

Lamentablemente, en muchos parajes europeos, entre ellos Croacia, la Trashumancia no ha escapado ni ha permanecido intacta ante los cambios y asimilaciones del mundo moderno, y en gran medida esta práctica ha venido a ser sustituida por otros métodos de pastoreo y producción láctea y cárnica. Aun cuando el producto final siga siendo de muy alta calidad (deseados y reconocidos incluso) y no ponemos en duda los grandes esfuerzos actuales para mantener altos los estándares ecológicos recomendados a los agricultores europeos, escribiendo este artículo es mucho lo que aprendimos del lado humano y medioambiental en la práctica de la Trashumancia, que nos gustaría ver protegida y promovida en cada rincón del mundo posible. ¡Para reflexionar!

Nuestro especial agradecimiento a Ricardo Kleine Samson por compartir con Moja Croacia su pasión por la Trashumancia, y por contagiarnos con sus historias así como con el arte a través de su lente.

Como siempre les dejamos algunos links, para aquellos que deseen profundizar en este tema tan interesante que ha conquistado nuestro corazón!

La Lila

Revista Sal & Roca

Río Negro

Croatia Week

Crónicas de Fauna

UNESCO

BOE ( Boletín Oficial del Estado, España)

NATIONAL GEOGRAPHIC

Hiking on the Moon

Total Croatia News

Los Miches

LOS MICHES, Trepando el Río Lileo

Por: Ricardo Kleine Samson

 Los Miches es uno de los 5 pueblos que constituyen lo que se da en llamar el norte neuquino. Es, de todos, el menos conocido y, quizás, el más pequeño de los 5. No tiene nada distinto al resto de los pueblos, aunque una de sus particularidades es que está establecida la única comunidad Mapuche, Antiñir Pilquiñan, del norte de la provincia.

         Pero con sólo atravesar las pocas cuadras que lo constituyen se adentra en uno de los paisajes más bonitos e inconmensurables de este hermoso norte neuquino. Uno jamás se imaginaría que a espaldas del pueblo existe uno de los paisajes más bonitos que uno pueda imaginar. Tanto el pueblo como la ruta que describo acompañan el derrotero del rio Lileo hasta allá arriba donde nace de los múltiples arroyos que van bajando de las altas cumbres de la cordillera y que muchos de ellos forman curiosas y vistosas cascaditas que le ponen música a toda esta delicia de paisajes. El mismo rio va serpenteando y el camino obliga a vadearlo unas 6 o 7 veces. Al final del camino se llega hasta la República de Chile, previo paso por el puesto de Gendarmería que está cerrado durante el invierno.

         Como cantan los Chalchaleros… “un ranchito aquí, otros más allá, y un camino largo que baja y se pierde…” Y, es tal cual. Todo el camino, ruta pcial. N° 38, está acompañado de los ranchitos de la cantidad de crianceros que habitan este lugar y que, a ojos de buen cubero, dan toda una sensación de cordial sociabilidad que no se percibe tan evidente como en el norte neuquino. Seguramente se visitarán seguido y aunque hay una cierta lejanía entre rancho y rancho se percibe una íntima sensación de que no se está solo y que, por el contrario, se pertenece a una misma comunidad que da el abrigo necesario a la soledad. Y es una saludable sensación en la inmensidad de un paisaje tan contenedor. La mayoría de estos hogares tiene una inscripción en la puerta que invoca, aunque no parezca necesaria, la protección de la virgen. Llama la atención, además de su sencillez, la prolijidad y el orden de cada casa, lo que habla muy bien de sus moradores imaginando cómo pasan sus días en estos maravillosos lugares. Actitud que también sorprende en el mismo pueblo, de tan prolijo y ordenado que se lo ve.

Los Miches. Neuquén, Argentina.


Publicado por Moja Croacia

Entusiasta del turismo, el intercambio cultural, la gastronomía, el amor a la familia y sus raíces.

6 comentarios sobre “TRASHUMANCIA: Argentina y Croacia, lo que nos une…tradición histórica compartida

    1. Muchas gracias a ti Ricardo! Eres un grande en el amor a tu tierra y en la preservación de sus costumbres y tradiciones, esto nos conmueve profundamente. Acá dejo un pensamiento tuyo de esos que nos ha encantado en el camino de aprender acerca de la Trashumancia «»Estoy casado con mi tierra. Comprometido con sus problemas y divorciado de sus riquezas» Un abrazo fraterno del equipo de Moja Croacia.

    1. Gracias Carlos Julio por tu comentario! Aprender del mundo y sus culturas es muy gratificante. Nos alegra poder dar nuestro pequeño aporte al conocimiento y a fomentar la curiosidad.
      Saludos!

    1. Muchas gracias Alicia por tu comentario! Hemos disfrutado mucho de aprender acerca de la Trashumancia en el mundo y especialmente en Argentina y Croacia. Es un tema apasionante y una cultura hermosa a preservar.
      Saludos!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: