Mi Herencia Croata: «Ante, La Historia de Antonio Mikačić»

Hay historias escritas que no tienen «desperdicio», lo que para nosotros significa que no le quitaríamos ni le pondríamos absolutamente nada. Esto sentimos cuando recibimos en edición el correo de Jaime Wiedman Mikačić, quién nos envió esta maravillosa historia inédita, un sentido homenaje a su abuelo Antonio Mikačić.

Especial agradecimiento a Jaime por confiarnos su historia en un bello formato de tríptico de su autoría, la que con gusto compartimos con ustedes. Estamos seguros de que, como al equipo de Moja Croacia, todos aquellos hijos y nietos de inmigrantes Croatas en América Latina, podrán sentirse identificados con esta historia llena de humildad, perseverancia y amor a la familia.

Los invitamos a que, como Jaime, compartan con nosotros la historia de sus amados escribiendo a contacto@mojacroacia.com. Volvamos en el tiempo y retornemos por los pasos de Ante…. vamos allá!



Ante Mikačić Svojnac

Mi abuelo Ante, nació en el Pueblo de Postira en la Isla de Brač, un 18 de Octubre de 1898, hijo menor de Mate Mikačić Jelinčić (12 de Diciembre de 1851) y Mandina Šantić (1859), en una familia numerosa, formada por sus hermanos Marija (1884), Antica (1887), Matij (1889), Juraj (1889), Tomica (1892) y Šimun (1894).

La idea de buscar mejores horizontes y abandonar la isla rocosa y dura, de los olivos, vides y los esforzados asnos, fue creciendo en la mente de mi bisabuelo Mate, causada por el temor de la dominación de su Dalmacija, por parte del Imperio Austro Húngaro, por Su Majestad el Káiser Franz Joseph I, que años antes se había paseado por el Jadransko More en su yate «Miramar» junto a la mítica Princesa Sissi, Elizabeth, Emperatriz de Austria.

Se sumó a estas preocupaciones, el temor de ser llamados a realizar el servicio militar en este ejército extranjero e invasor de su tierra natal; la pobreza de su vida en Postira y la plaga de Filoxera que asoló las vides de la Isla, golpeando a las familias obreras que dependían de ello. Sus hermanos Antun y Grane ya habían viajado unos años antes a Chile a hacerse la «América» y lo incitaban a aventurarse.


«El puerto de Génova, un 8 de noviembre de 1898, vio a un padre y un hijo mirar nostálgicamente la tierra que se alejaba, ambos con la mirada perdida en el horizonte, como tratando de ver a su Mandina, que quedaba sola, con los otros seis niños sobre sus hombros en la Isla Croata.»

-Ante: La Historia de Antonio Mikačić-


Un día después del nacimiento de mi abuelo Ante en Postira, mi bisabuelo deja el puerto de Supetar, cruzando en un vapor el Brački Kanal rumbo a Split, acompañado de su hijo Jure, aventurándose hacia esa América mítica y lejana…Para siempre.

En un Parobrod (Vapores a Carbón) de la Compañía Braća Rismondo, en cubierta y recibiendo la brisa fresca del viento Bura, que ya comienza a sentirse en el Adriático al inicio del otoño europeo, y luego en los trenes a carbón de la red del Imperio, así como las redes ferroviarias de Italija, mi bisabuelo se aleja de su tierra, para iniciar una nueva en la Patagonia Chilena.



El puerto de Génova, un 8 de noviembre de 1898, vio a un padre y un hijo mirar nostálgicamente la tierra que se alejaba ambos con la mirada perdida en el horizonte, como tratando de ver a su Mandina, que quedaba sola, con los otros seis niños sobre sus hombros en la Isla Croata.

No sé cómo sobrevivió mi esforzada Bisabuela, entre el año 1898 y 1903, pero supongo debe haber trabajado mucho para mantener a seis hijos hambrientos y creciendo en la casa de piedra, junto al mar en la calle Zastivonje número 3. Las olas y el Bura soplando afuera deben haber parecido muy amenazantes sin Mate a su lado. Debe haber sido una gran mujer, silenciosa y luchadora por su familia.

Cuando el «Bethania» entró en el Estrecho de Magallanes, después de 2 meses de navegación y hacinamiento en los camarotes de tercera clase, el viento gélido del oeste debe haber quemado la cara de mi Bisabuelo. Punta Arenas, la antigua colonia penal y naciente poblado del fin del mundo, les debe haber dado una helada bienvenida. No sé en qué trabajaron mi bisabuelo y su hijo Jure, pero cuando obtuvo su primera cédula de identidad en 1922, que es la única foto que guardamos de él, su profesión era «Jornalero».



No me imagino cómo se habrán comunicado con su esposa y madre, en ese tiempo. Por carta supongo, porque no había internet, ni WhatsApp. El Telégrafo estaba en pañales. Lo mismo cómo le habrán enviado dinero ¿Libras esterlinas?

Finalmente, el gran día llegó, un 3 de Diciembre de 1903, mi Bisabuela Mandina (Magdalena) con sus seis hijos, entre ellos mi abuelo Ante, de tan solo 4 años, dejan Postira, y se embarcan en Supetar, tras los pasos de mi Bisabuelo Mate. El Puerto de Trst (Trieste) los vio alejarse para siempre desde su invadida Hrvatska. Sin saber que pocos años después el Gran Imperio caería a raíz de la Primera Guerra Muldial, donde su tierra se transformaría en el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos.


Cédula de Identidad Mate Mikačić Jelinčić – Chile – 1922

La vida de la familia en Punta Arenas fue modesta y esforzada, pero al frío externo, se opuso el calor del cariño de la familia que se vivió al interior de la casa.

Mis bisabuelos no tenían profesión, por lo cual quisieron poder darles una buena educación a sus hijos. Mi abuelo Antonio, realizó sus estudios en la Escuela Salesiana Don Bosco y posteriormente en el Liceo de Hombres de Punta Arenas.

Junto a su hermano Šimun (Simón) se aventuraron a trabajar como peones en Estancias de la Patagonia Argentina entre los años 1922 y 1923, en las cercanías del lago Cardiel y Strobel. Mi abuelo fue aprendiz de carpintero en sus inicios, luego tuvo su carpintería propia.



Sus inquietudes deportivas lo llevan a integrar el grupo gimnástico de la «Sokolana» y el de la rama de Ciclismo, participado en eventos internacionales realizados en Río Gallegos, Argentina, donde obtiene el trofeo de la competencia de los 20,000 metros.

Su vocación de servicio lo impulsan a ingresar en 1921 a la Cruz Roja Chilena de Punta Arenas, tiempos aquellos de cabalgaduras y arreos, esfuerzo y sacrificio.

En el año 1922, se incorpora a la Cuarta Compañía de Bomberos, por entonces denominada «Bomba Dalmacia», cumpliendo un total de 69 años de servicio en 1991, el año de su muerte.


ANTE MIKAČIĆ – 1922 – Cuarta Compañía de Bomberos – 69 años de servicio

En la Cuarta Compañía de Bomberos «Hrvatsko Dobrovoljno Vatrogasno Društvo Broj Četiri», desempeñó los cargos de Teniente, Capitán y Director, recibiendo todos los premios que otorga el cuerpo de bomberos, y finalmente es designado Director Honorario de la Institución.

En 1929 contrae matrimonio con mi Abuela, Elena Ester Dasenčić Harašić, quien lo acompaña en sus esfuerzos de progreso y desarrollo. Producto de su amor, nacen tres hijas, Krasna María, Divna Magdalena y Neda Margarita, mi madre.

En 1949 es distinguido por la Ilustre Municipalidad de Punta Arenas con la medalla municipal, y el año 1959 el Supremo Gobierno de Chile le confiere la Medalla al Mérito «Bernardo O’Higgins» a los extranjeros destacados.



En el año 1987 es nombrado Socio Honorario del Club Yugoslavo de Punta Arenas, en mérito a su dilatada colaboración con la Institución, recibiendo el Diploma el 5 de Diciembre de 1987 en el Teatro Municipal.

Siempre admiraré la vida esforzada de mi abuelo, que , a pesar de no haber tenido una profesión, se esforzó por entregar a su familia una buena educación y un ejemplo de trabajo, esfuerzo y abnegación. Yo fui su primer nieto hombre y en mi pudo desarrollar varios de sus sueños no cumplidos, por haber tenido solo hijas mujeres.


Cuando me quedaba a dormir en su casa y me daba las buenas noches, luego de repetir una oración sencilla en croata, me preguntaba » ¿y mañana qué?, a lo que yo debía contestar: «A Trabajar».

– Jaime Wiedman Mikačić –


En su juventud, fue carpintero, hasta que llegó a tener su propia carpintería. Posteriormente se dedicó a cultivar lechugas, tomates y vegetales en Invernaderos productos que entregaba en Cofrima y otros supermercados de la época. Finalmente, en los años 1970 al 91 se convirtió en un avicultor, transformando los invernaderos en criaderos de pollos.



Cuando estuvimos en su natal Postira, en 2014, pudimos sentirnos envueltos en esa especial atmósfera; por ese recibimiento cariñoso de los parientes que se quedaron; por esos sabores de las comidas preparadas con cariño; por esas olas cristalinas, que aún golpean suavemente las paredes de la casa de Piedra de Zastivonje 3; por ese viento Bura que aúlla desde las montañas que rodean Split; por esa Iglesia que aún llama a los feligreses desde los tiempos de mi abuelo; por esa forma especial de vida, sin grandes aspiraciones; por los productos cosechados en la huerta propia; por el aceite de oliva, por el vino fabricado por el tío Pero Mikačić, en el sótano de su casa.

Caminando por sus calles empedradas, me encontré de nuevo con mi abuelo, que se quedó para siempre en mi corazón.

Postira, Isla de Brač, Croacia

Para todos aquellos queridos lectores que deseen disfrutar del Tríptico «Ante: La Historia de Antonio Mikačić», a continuación copiamos en formato de imagen todas sus páginas. Autor: Jaime Wiedman Mikačić.

Hasta la próxima!

Publicado por Moja Croacia

Entusiasta del turismo, el intercambio cultural, la gastronomía, el amor a la familia y sus raíces.

4 comentarios sobre “Mi Herencia Croata: «Ante, La Historia de Antonio Mikačić»

  1. Emocionante historia, que me hizo recordar a mis Nonos, en especial mi Nona María Catalina Zlatar V. que vino desde la ciudad de Povija ubicada en la Isla de Brac, siendo una joven Croata que construyó su familia junto a mi Nono en Punta Arenas. Tuve el placer de ir a conocer los lugares donde vivieron ellos dos en Brac, en compañía de mi hija Inés y esposo.

    1. Gracias por tu comentario María Cristina! Nos contenta poder evocar bellos recuerdos, y así, a través de la memoria, honrar a nuestros amados ancestros. Recordarlos y transmitir esos recuerdos, hablar de ellos, nos permite también seguir amándolos en las siguientes generaciones. Un abrazo fraterno!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: